El Paseante, Pócimas y Hechizos
Armonia en el Matrimonio
   
 
El deseo de que nuestro hogar y nuestra casa sea siempre un remanso de paz, en algunas ocasiones no se cumple, y por desgracia existen muchas parejas, que dificilmente pueden pasar muchos dias sin evitar las terribles y desalentadoras discusiones con la pareja.

Esta es una forma de Conjuro, utilizada en Magia Natural a lo largo de muchos siglos, en las que las condiciones de las parejas eran significativamente diferentes de las de hoy en dia.

Asi, ya se utilizaba en los hogares por decir ambulantes de los Celtas, con sus continuos desplazamientos, como en los hogares de la Antigua Roma, en la que muchos esposos desaparecian durante mucho tiempo, poblando llos ejercitos del Imperio Romano. Posteriormente se sabe que se utilizó en las dos Grandes Guerras, y se sigue utilizando en la actualidad.

Los Materiales necesarios son:

- 6 cucharadas de Ruda.
- 6 cucharadas de Romero
- 6 cucharadas de Menta seca.
- 6 cucharadas de Sal Refinada.
- Un pequeño cactus machacado con un mortero.
- Un chorro de amoniaco.
- La Piel de 1 Limon.
- Un Litro de Agua Destilada o de Lluvia.
- Un recipiente de barro.
- Una Cuchara de Madera.
- Una botella de plastico de las que se puede vaporizar el ambiente con
  capacidad para un litro de liquido.
- Un embudo sin estrenar.

El sabado viene a ser un dia excelente para elaborar el preparado que en realidad será una cocción, en Luna Nueva y a partir del momento en que el Sol se oculte en el horizonte.

( Tened muy en cuenta esas precisiones ya que los grimorios consultados inciden mucho sobre estos detalles )

En el recipiente de barro, se pondra a hervir el litro de agua, la piel del Limon, las 6 cucharadas de Ruda, Romero y Menta, y cuando lleven 3 minutos de ebullición se incorporará la sal y se removerá todo con la cuchara de madera, en sentido INVERSO a las agujas del reloj. Una vez ya todo hecho se apagará el fuego y se tapará el recipiente.

Cuando este tibio se colará y se añadirá el amoniaco, rellenar la botella con el embudo, para después guardarla hasta el dia siguiente en un lugar obscuro y oculto de la casa.

Al dia siguiente estando solos/solas, se vaporizará todas las esquinas de esta, por debajo de las mesas, por debajo de las camas, en la cocina, en el pasillo, en el baño.

Ni que decir tiene que durante este ritual se tendrá la mente concentrada en el deseo intenso de lo que se está pretendiendo.


                                                                                    
Imprimir Solo Texto