1º D e S e V e N ( G u L a )
1º D e  S e V e N  ( G u L a )
   
 
Un maravilloso sabor a caramelo invadió mi paladar con el contacto de su lengua bañada en tan sabrosa golosina, mi lengua continuó su camino cuello abajo, sin dejar una pizca del merengue que cubría su varonil cuerpo, detuve mi boca en sus pezones y de un solo mordisco engullí cada una de las ciruelas que adornaban sus tetitas para continuar bajando lentamente, lamiendo con énfasis hasta su ombligo repleto de jugosa crema de cacahuete...
 > ¡Sigue! ¡Sigue! Cómete el postre gritaba con fuerza... Así lo hice, me metí su dura polla cubierta de nata y miel en la boca y succioné con suavidad pero con fuerza haciéndome con aquel maravilloso alimento, lo mismo hice con sus huevos,
bañados en una excelente mermelada de fresa, que hizo las delicias de mi paladar. Acompañaba los movimientos de mi boca y de mi lengua con un acompasado vaivén de mi mano derecha que no tardo en provocar una corrida monumental, en seguida noté como su nardo se retorcía entre mis labios y como su semen comenzaba a escurrirse entre mis dientes...
> ¡Trágatela! ¡No dejes escapar ni una sola gota de mi leche! Obedecí, de un solo trago hice caer aquel templado líquido resbalando por mi garganta hasta mezclarse en mi interior con los otros magníficos alimentos que habían compuesto tan peculiar banquete. Cuando desperté Carlos se había marchado, en la sábana todavía quedaban muestras de lo ocurrido durante la noche, que mezcladas con mi recuerdo me obligaron a masturbarme antes de vestirme para ir a trabajar.

                                  
Imprimir Solo Texto